CINCO

El esquema es sencillo y no tiene muchas variantes. Alguien hiere, humilla o mata a quienes más quieres – hijos, mujer, padres, amigos -; te expulsa de tu tierra, te encierra por un crimen que no has cometido. Y después de un tiempo, o de mucho tiempo, vuelves y lo buscas y le haces morder el polvo.

Se encuentra en los libros – de Homero a Dumas – y en las películas de acción y si el agresor, el causante de la desgracia, es suficientemente malo y la reacción al agravio está justificada, la obra no decepciona.

Esta atracción por una forma no muy compleja de justicia – la Ley del Talión -, que desdeña los cambios en el tiempo, quizás tenga su origen en la creencia de que el mal es algo externo, que viene de afuera. Y lo que está afuera no nos pertenece y se puede eliminar.

Y eso parece mejor que culpar a los genes o a los primeros errores que nos hicieron salir del paraíso.

Este breve relato trata también de la venganza.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s