TRES

Lo bueno, si breve, dos veces bueno. La sentencia de Gracián es muy conocida y generalmente aceptada, aunque en su vertiente negativa – lo malo, si es breve, es menos aburrido – me parece menos discutible.

Con el tiempo me he convencido de que las grandes novelas son novelas largas que – hasta la llegada del libro electrónico – casi podían juzgarse por el peso. Pienso que las grandes óperas, sinfonías o buenas bandas sonoras son superiores a las canciones de tres minutos más inspiradas. Envidio a los que componen cuartetos como Eliot o poemas de varias páginas que mantienen en cada estrofa la coherencia y la intensidad.

Yo no puedo o no sé. Escribo por necesidad, respondiendo a un estímulo indeterminado, y ese impulso no da más que para seis o siete versos. Por eso aprecio tanto el soneto. Porque me obliga a ordenar las ideas y me ayuda a dar forma al primer impulso y a ver la imagen en el cristal.

Así, como tantos otros, escribí Sombra y espejo

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s